miércoles, 8 de enero de 2014

“No escribo para que la gente disfrute”

José González de la Cruz no triunfa en España con su libro Balas y Caricias y se marcha a Uruguay a publicar su segunda novela Diario íntimo de la ingenua Marilyn


Casi nadie conoce a José González de la Cruz. Este zaragozano de origen madrileño tiene 62 años, es viudo con dos hijas y trabaja en una imprenta. No tiene ni móvil ni Internet, no es reconocido en la red. Se define a sí mismo como un tío raro, un poco misántropo, introvertido y tímido. Él nunca se ha creído un novelista, pero José González de la Cruz es un novelista. 

- ¿Por qué cree que es un autor desconocido?
- Porque no me he promocionado y, a lo mejor, porque la novela no merece tanto la pena. Soy un poco perfeccionista y me quedo “limitado”, hacer una novela me cuesta años.

 ¿No cree que le ha limitado también no usar ni teléfono móvil ni Internet?
- No, en absoluto. Creo que internet va a ser la ruina del mundo. Internet nos va a matar. La gente se ha encerrado en su casa, no tiene relación apenas con nadie y solo se comunican es a través del teléfono móvil.

Su primera novela: Balas y Caricias

    -  ¿Cree que pudo influir la forma negativa en la que calificó su obra en la presentación que hizo en Madrid?
   -  Puede ser, esa presentación fue un desastre, me puse nervioso. No hice una valoración negativa, me vi sobrepasado por la historia porque no pensaba que pudiera haber gustado y… me puse un poco a la defensiva.

      - En realidad, ¿Qué opina de su obra?
- No lo sé, cuando estaba escribiendo había días que me parecía una mierda y había días que me parecía que estaba bien. Todavía no tengo una opinión muy exacta de si está bien o está mal. Yo sé que hay páginas que están bien y hay páginas que cambiaría, las podría haber mejorado.


 La historia trata de la Guerra Civil española, un tema que ya está muy desgastado ¿por qué lo eligió?
- Para desmitificarla. La guerra civil por los dos bandos, tanto el republicano como el nacional, ha estado muy ensalzada, pero ambos eran una mierda, un cruce de intereses como está pasando en la época actual. Es todo una basura.

- Un aspecto a destacar de la obra son las escenas de sexo, muy naturales y realistas, sobre todo las escenas del goce de la mujer, ¿cómo lo ha conseguido?
- Porque me gusta que la mujer disfrute. Además, si no, no consigues nada. El sexo es la ley de la naturaleza, que o la modificas con la inteligencia, o vas a tu rollo. Hay una cosa muy clara: aquí hemos venido a reproducirnos y no hay más historia, como los bichos. El sexo es lo que nos guía y más tiempo nos ocupa emocionalmente.

La próxima obra: Diario íntimo de la ingenua Marilyn

Este año publicarán su segunda obra, ¿Está relacionada con Balas y Caricias?
 No tienen nada que ver. Esta última va de una chica llamada Marilyn que es puta y que tiene una casa en Madrid. Arranca en 1975 y explica cómo ha sido la Transición a través de las conversaciones que mantiene con los clientes: fiscales, abogados, curas, paganos, santos…

¿Dónde saldrá publicada?
- Sale en Uruguay y si luego llega aquí, pues que llegue, pero me da igual, estoy muy quemado de España.

- ¿Por qué Uruguay?
- Lo veo más serio. Allí la gente publica una cosa que de verdad le gusta, tiene una tradición literaria muy alta y escritores buenísimos uruguayos. Allí las librerías por lo visto son como templos, la gente lee mucho. Son muy humanos.

-  ¿Ha ido alguna vez?
- No.

¿Y no tiene miedo de que cuando vaya se decepcione?
- Una vez que me jubile me iré cuatro o cinco meses y, a partir de ahí, ya tomaré una determinación.

¿Cree que allí conseguirá saltar al éxito?
No descarto que pueda llegar, pero para mí no es lo primero, valoro más la amistad, vivir a gusto, ser feliz. Cuando me jubile me iré a la playita de Uruguay hasta que San Pedro me llame y que me dejen en paz, con o sin éxito.

Raquel Martínez


2 comentarios:

  1. Hace muy poquito me terminé este libro, y no sé si me ha gustado o no. Tiene partes buenas pero me da la sensación que ni él sabía muy bien como continuar esas partes y finalizarlo adecuadamente. Es un libro original ya que es un punto de vista muy diferente de la Guerra Civil española pero te deja un sabor de boca muy agridulce.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, sólo por la curiosa personalidad del autor, dan ganas de leer algo de su obra...

    ResponderEliminar