viernes, 10 de enero de 2014

Contacto

La Pluma Voladora es un blog de tres estudiantes de periodismo de la Universidad de Zaragoza, Raquel Martínez, Irene Pardo y Montse Rodrigo, que quieren pasar a la pantalla electrónica la literatura aragonesa. No se trata de otro blog en el que los usuarios puedan publicar sus últimas obras, sino de un sitio web donde se anunciarán las últimas novedades de la región, se publicarán crónicas de las ferias que se celebren, se entrevistará a escritores aragoneses que aún no han saltado a la fama y se reflexionará sobre la literatura.

Para todos aquellos que quieran contactar con las creadoras de La Pluma Voladora para dar su opinión o dejar sus ideas, pueden hacerlo a través de:

- Correo electrónico laplumavoladoraa@gmail.com

- Facebook

- Twitter

miércoles, 8 de enero de 2014


La Expo 2008 ya cuenta con un nuevo libro


Casi 6 años después, dos escritores repasan la historia del proyecto en un nuevo libro que recorre desde su concepción hasta el presente

Francisco Pellicer y Javier Grimal, han esperado todos estos años para publicar "Expo Zaragoza 2008"- Una pasión compartida". Se ha presentado este sábado en el Pabellón Puente de Zaragoza, con la presencia de ambos, y de otros muchos consagrados autores de la capital maña.
 Portada de "Una pasión compartida"

Los autores afirman que la Expo Zaragoza 2008 no fue más que una “idea” antes de que se llevara acabo. Todos los asistentes al acto, cuya entrada era libre, han podido escuchar a los autores del libro y conocer de sus protagonistas los detalles de un libro único, donde, como alegan, se conocerán detalles que nunca han salido a la luz. 

Un recorrido completo por la historia de Expo Zaragoza

Este libro cuenta el transcurso desde el origen de la exposición, desde cuando tan sólo era una idea, un sueño, pasando por su construcción y desarrollo, hasta analizar estos años de “Post-Expo”.Todo esto, contado en primera persona, con una perspectiva crítica y detallada. Los autores buscan las raíces del proyecto, y todo lo narran desde su punto de vista, dejando a un lado, quizás, cierta objetividad. También incluyen entrevistas inéditas tanto a visitantes, como a trabajadores. 

Planos de lo que fue La Expo 2008
No hay duda que la Expo 2008 marcó un antes y un después en la historia de Zaragoza, para la que supuso un avance, cuya huella actualmente sigue rondando a los zaragozanos, en el plano artístico, urbanístico o arquitectónico. Este libro homenajea a todos aquellos que hicieron posible el proyecto, pues aparecen los nombres de los más de 3000 trabajadores que co-participaron.

El libro ya está a la venta en diversas librerías de Zaragoza, como Central, Cálamo o París. Pellicer y Grimal estarán el próximo 10 de enero, a las 19:30 horas en la Fnac de Plaza España de Zaragoza, para todos aquellos que estén interesados en tener un ejemplar firmado, además de conocer más detalles sobre el libro.


En definitiva, los autores pretenden re-abrir este gran proyecto que supuso tanto, malo o bueno, para la ciudad, y que para muchos, ya está en el olvido. 


Noticias relacionadas





Irene Pardo

¿Y si regalo un libro?

Un libro siempre es un buen acierto. Para quien lee, un regalo estupendo y para quien no suele, siempre es un buen incentivo para sumergirse en las páginas de una novela. No hay excusas: si no se lee, es porque no se quiere. Aunque no estamos aquí para hablar de la importancia del libro, en estas fechas nos lo ponen muy fácil.


Es Navidad en Zaragoza y me encuentro en el Paseo Independencia, en la Plaza Paraíso, concretamente. Es sábado, 21 de diciembre. Las calles abarrotadas, casi cuesta andar. No es novedad, en Navidad, a la gente le cuesta quedarse en casa. Quieren ver en qué se ha gastado el Ayuntamiento los cientos de miles de euros “invertidos” en la decoración navideña. Las luces y los villancicos no brillan, precisamente, por su ausencia. Sí, ya lo se, pensaréis, “pues anda que no hay gente que no le gusta la Navidad y que piensan que simplemente es una excusa que los centros comerciales exprimen” - y muy bien, por cierto-. Efectivamente, sí, la hay pero no se quedan en casa. Nos guste o no, salimos, y queramos o no, gastamos. Lo que se puede, y más. Tengo que decirlo, lo siento, y es que, todo tiene un lado negativo. Una época susceptible en pensar en todos los que no pueden “disfrutar” de todo esto, para quienes este tipo de “preocupaciones” son meras estupideces.  

Papá Noel está a la vuelta de la esquina, y si nos descuidamos, Gaspar, Melchor y Baltasar también. No todo el mundo sabe lo que quiere, y ¿cuántos nos tenemos que parar a pensar una y otra vez en qué regalar? ¿le gustará? ¿lo devolverá? Son riesgos con los que todos tenemos que contar. Siempre con las prisas detrás, siempre esperando al agobio del último día. Ya no hay vuelta atrás.

Casi todas las casetas tenían gente esperando para ser atendidos
Me dispongo a decidirme por regalar un libro. En vez de acudir a grandes superficies comerciales, o a tiendas a las que no les faltará el trabajo en estas fechas, acudo a estas “casetas”, ya archiconocidas por los maños. Sí, esas. Unas casetas de pladur, dispuestas paralelamente, una después de otra. Se trata de pequeños comerciantes que siempre atienden con una sonrisa, que realmente quieren que tu regalo triunfe. Cosa a la que no estamos acostumbrados. 

No todas son casetas de libros: la artesanía, la gastronomía y el ocio destacan. Yo sabía a lo que iba, pero que queréis que os diga, no soy una experta en literatura. Sí, me gusta leer. Sí, leo. Sí, compro libros. Pero tampoco soy escritora, ni crítica literaria, no sé que es lo que le va a gustar a mi madre. ¡Ah!, se me olvidaba, no se si lo había dicho, pero el regalo, es para mi madre, que por cierto, única, en todos los sentidos.

La aventura de decidirme comienza

Esquivando a todo a quien tengo delante, empiezo a andar. Dejo a mi derecha una caseta, dos, tres y hasta seis. Casi llegando prácticamente al final de la fila, ahí está. Una caseta blanca, con no demasiada gente, y repleta de libros. Pequeños, grandes, viejos, nuevos, novelas, dramas... Aquí hay de todo. Curiosa, y expectante, comienzo a echar un vistazo por encima a todo el mostrador. Leo los títulos, incluso los ojeo por dentro, cómo si me fuera a ayudar a decidir ver la tipografía, en todos minúscula, por cierto. Al ver que me intereso especialmente por una novela, la dependienta se percata de mi presencia. El libro no parecía santo de su devoción, así que me pregunta amablemente si busco algo. Le comento mi situación, y sin dudarlo, comienza a proponerme ejemplares. He de reconocer que no se si el remedio ha sido peor que le enfermedad. Me encuentro con unos seis libros en mis manos, y unos cinco argumentos perdidos por mi cabeza, mientras la dependienta termina de explicarme el sexto. Tenemos una conversación de unos 5 minutos, nada relevante para explicar y ya ha llegado el ansioso momento.

Al fín llegó. ¡Lo tengo!

Jane Eyre, un clásico que nunca pasa de moda
 Sí, “lo he conseguido” pienso mientras la dependienta, prácticamente mi amiga, pues la cercanía que desprende es digna de admirar, envuelve lo que, el gordito de barbas y vestido de rojo, ha traído a mi madre. No es un best seller, ni un nuevo libro del escritor de moda, sino una edición del ya clásico Jane Eyre, de Charlotte Bronte, que -quiero recordar- aún no ha leído.

Me despido de Elena -sí, mi amiga- y me voy con esa cara de satisfacción pensando que por fin, ya lo tengo-. Un regalo perfecto para mi madre. Y sí, también esa satisfacción de ayudar a Elena, esa pequeña comerciante que te brinda la oportunidad de ayudarla, y saber que, le guste el regalo a mi madre o no,  ha merecido la pena.

Irene Pardo

Los nuevos formatos ganan la batalla a los tradicionales

La venta de libros en papel remonta en el periodo navideño, pero la cifra sigue bajando cada año

El libro es uno de los regalos más recurrentes en estas fechas, lo que ayuda a las librerías a superar las dificultades a las que se enfrentan desde 2008. Estas navidades, la venta de libros ha aumentado en un 35 %, pero ha caído un 11% respecto al mismo periodo del año anterior.


Dispara, ya no estoy muerto de Julia Navarro y El sueño de Alicia de Eduardo Punset son dos de los títulos que más se han vendido. Otra de las grandes apuestas es El francotiradorpaciente, de Arturo Pérez Reverte, que se centra en el mundo del graffiti. En el terreno infantil y juvenil, se mantiene un clásico como Gerónimo Stilton y el libro de los Records Guinnes.



La novedad de este año: los pasteles y la autoayuda

Desde que estalló la crisis, los libros de autoayuda han triplicado sus ventas. En estas fechas, los lectores se han decantado por Emociones tóxicas de Bernardo Stamateas. Pero la firma de diseño gráfico Mr Wonderful también se ha hecho un hueco en este mercado con Cosas no aburridas para ser la mar de feliz. 

Los libros de recetas y postres han dado un gran salto gracias a la multitud de programas televisivos dedicados a la cocina. Por eso, decenas de clientes sujetan pesados tomos sobre muffins y cupcakes mientras esperan en las largas filas de las librerías. 
La avalancha de libros de  gastronomía es tal,
 que el mercado corre  peligro de saturarse


El libro en papel, en decadencia

El auge de las tecnologías ha supuesto un descenso en las ventas de todas las publicaciones escritas, desde los periódicos y las revistas, hasta los libros. A partir del año 2006 se empezó a comercializar el libro electrónico –el modelo más vendido es Kindle de Amazon- y, desde entonces, sus ventas se han disparado. En la última semana de 2013, las ventas de ebooks se triplicaron -crecieron un 165% en unidades-, junto con la venta de tabletas y libros electrónicos.
“No compro libros porque son caros, así que los leo en mi ebook”, afirma Elena López, una zaragozana de 35 años, mientras hace cola en la Librería Central. “A mi hija de 5 años sí que le compramos libros, porque le gusta tocarlos y manosearlos”, añade.



El libro electrónico compite directamente con el libro tradicional, pero no impide que niños y adultos disfruten de la lectura. Los libreros todavía no saben cómo serán las ventas los últimos días de Navidad, pero todos tienen esperanza de que 2014 sea un buen año “o al menos se mantengan las ventas”, afirma Chelo González, responsable de una pequeña librería en el Campo de Cariñena. 


Montse Rodrigo


Noticias relacionadas:





Ya no hacen falta príncipes


El príncipe despierta a su amada con un dulce beso
La princesa de los cuentos de hadas espera paciente a ser rescatada por su príncipe. Ella merece ser salvada, es la mujer perfecta: bella, dócil y buena ama de casa. Hasta los animalitos del bosque la quieren. Y el mal ha caído sobre ella sin poder hacer nada por remediarlo: tiene que soportar cazadores, brujas, madrastras y hermanastras que le hacen la vida imposible.

Sin embargo, en el cuento postmoderno rompe con la pasividad del cuento clásico: la princesa es capaz de salvarse a sí misma. “Fiona no espera en la torre porque no pueda huir del dragón, sino porque quiere encontrar el amor” sostiene el autor de la tesis sobre Shrek, Pablo Cano. El mensaje es aun más explícito cuando Fiona reúne a otras princesas como Blancanieves, Cenicienta, la Bella Durmiente o Rapunzel para pedirles que luchen con ella: ya no tienen que seguir esperando a ser rescatadas. “Es una princesa mucho más compleja, alejada de todos los estereotipos” afirma Pablo Cano.




Las princesas deciden pasar a la acción

Este cambio en el arquetipo de la mujer de los cuentos de hadas ha sido progresivo: “cada vez el papel de la mujer es más activo; se puede ver en La Bella y la bestia, Aladdín y la última versión de Blancanieves. Se está transmitiendo un modelo de mujer como ser  inteligente que antes no se producía” explica el profesor de filología francesa Julián Muela. 





Y es que, los cuentos han evolucionado al mismo ritmo que lo hace la sociedad, y la mujer indefensa y sin voz ha desaparecido para dar paso a una persona capaz de valerse por sí misma que busca su nuevo lugar en los cuentos de hadas,  sin necesidad de un príncipe que la despierte de su hechizo con un romántico beso.


Los príncipes ya no escalan las torres de sus castillos para salvar a sus amadas de las garras de un dragón. Bella se sacrifica por su padre, Jasmine es más audaz que Aladdín y Blancanieves sobrevive en el bosque encantado, a pesar de las malicias de la bruja. Las hay también mujeres como Pocahontas o Mulán, valientes guerreras que desenfundan sus espadas sin temor alguno, para enfrentarse a sus mayores temores y enemigos.

La mujer ya no es ese “adorno o florero que no pinta nada pero que el príncipe necesita a su lado” que denunciaba la experta en literatura infantil Elvira Luengo. Quizás dentro de una década los cuentos den un giro radical, y veamos a un príncipe esperando ser salvado por su princesa. Nadie sabe con certeza cuál será el futuro de las historias, así que sólo queda cerrar los ojos y comenzar a soñar.
Montse Rodrigo


Viaje de ida y vuelta


Cada libro es un viaje La persona que lee tiene  libertad para construir una nueva realidad; no hay imágenes que den forma a los rostros ni colores a los paisajes; tampoco hay sonidos para que oiga los gritos o los llantos; el lector puede imaginar, creer y sentir lo que quiera.

Sin embargo, es algo más que la salida de emergencia de la realidad: es la representación de la misma. Cada autor da forma los sentimientos humanos con las palabras. La historia no surge de la nada; nace de la experiencia. El escritor plasma los dilemas a los que nos enfrentamos a lo largo de la vida y ofrece consejos que ayudan al lector a afrontar la realidad. El viajero lee todos los párrafos: desde los defectos del héroe hasta los remordimientos del villano. Su percepción salta del hombre a la mujer, del joven al viejo o del príncipe al rey de una línea a otra.

Es una paradoja. En la huida a un mundo imaginario nos topamos con un reflejo del mundo real. Buscamos historias alternativas a la que escribimos cada día porque la nuestra no nos parece lo suficientemente buena. No obstante, ni la elección del libro ni la etiqueta que colgamos de entretenido o aburrido está hecha al azar. Cuanto más nos vemos identificados con los personajes y más nos recuerdan las situaciones que viven a las nuestra más nos gustará el libro.





Queremos saber cómo actuar, sentirnos comprendidos y vernos reflejados en cada personaje y en cada situación. Incluso de la novela más fantástica extraemos  un contenido que es aplicable a nuestra realidad. No hay necesidad de coherencia, solo hace falta que haya humanidad. Los libros son nuestra guía para vivir en el mundo real.
Raquel Martínez
Irene Pardo
Montse Rodrigo

“No escribo para que la gente disfrute”

José González de la Cruz no triunfa en España con su libro Balas y Caricias y se marcha a Uruguay a publicar su segunda novela Diario íntimo de la ingenua Marilyn


Casi nadie conoce a José González de la Cruz. Este zaragozano de origen madrileño tiene 62 años, es viudo con dos hijas y trabaja en una imprenta. No tiene ni móvil ni Internet, no es reconocido en la red. Se define a sí mismo como un tío raro, un poco misántropo, introvertido y tímido. Él nunca se ha creído un novelista, pero José González de la Cruz es un novelista. 

- ¿Por qué cree que es un autor desconocido?
- Porque no me he promocionado y, a lo mejor, porque la novela no merece tanto la pena. Soy un poco perfeccionista y me quedo “limitado”, hacer una novela me cuesta años.

 ¿No cree que le ha limitado también no usar ni teléfono móvil ni Internet?
- No, en absoluto. Creo que internet va a ser la ruina del mundo. Internet nos va a matar. La gente se ha encerrado en su casa, no tiene relación apenas con nadie y solo se comunican es a través del teléfono móvil.

Su primera novela: Balas y Caricias

    -  ¿Cree que pudo influir la forma negativa en la que calificó su obra en la presentación que hizo en Madrid?
   -  Puede ser, esa presentación fue un desastre, me puse nervioso. No hice una valoración negativa, me vi sobrepasado por la historia porque no pensaba que pudiera haber gustado y… me puse un poco a la defensiva.

      - En realidad, ¿Qué opina de su obra?
- No lo sé, cuando estaba escribiendo había días que me parecía una mierda y había días que me parecía que estaba bien. Todavía no tengo una opinión muy exacta de si está bien o está mal. Yo sé que hay páginas que están bien y hay páginas que cambiaría, las podría haber mejorado.


 La historia trata de la Guerra Civil española, un tema que ya está muy desgastado ¿por qué lo eligió?
- Para desmitificarla. La guerra civil por los dos bandos, tanto el republicano como el nacional, ha estado muy ensalzada, pero ambos eran una mierda, un cruce de intereses como está pasando en la época actual. Es todo una basura.

- Un aspecto a destacar de la obra son las escenas de sexo, muy naturales y realistas, sobre todo las escenas del goce de la mujer, ¿cómo lo ha conseguido?
- Porque me gusta que la mujer disfrute. Además, si no, no consigues nada. El sexo es la ley de la naturaleza, que o la modificas con la inteligencia, o vas a tu rollo. Hay una cosa muy clara: aquí hemos venido a reproducirnos y no hay más historia, como los bichos. El sexo es lo que nos guía y más tiempo nos ocupa emocionalmente.

La próxima obra: Diario íntimo de la ingenua Marilyn

Este año publicarán su segunda obra, ¿Está relacionada con Balas y Caricias?
 No tienen nada que ver. Esta última va de una chica llamada Marilyn que es puta y que tiene una casa en Madrid. Arranca en 1975 y explica cómo ha sido la Transición a través de las conversaciones que mantiene con los clientes: fiscales, abogados, curas, paganos, santos…

¿Dónde saldrá publicada?
- Sale en Uruguay y si luego llega aquí, pues que llegue, pero me da igual, estoy muy quemado de España.

- ¿Por qué Uruguay?
- Lo veo más serio. Allí la gente publica una cosa que de verdad le gusta, tiene una tradición literaria muy alta y escritores buenísimos uruguayos. Allí las librerías por lo visto son como templos, la gente lee mucho. Son muy humanos.

-  ¿Ha ido alguna vez?
- No.

¿Y no tiene miedo de que cuando vaya se decepcione?
- Una vez que me jubile me iré cuatro o cinco meses y, a partir de ahí, ya tomaré una determinación.

¿Cree que allí conseguirá saltar al éxito?
No descarto que pueda llegar, pero para mí no es lo primero, valoro más la amistad, vivir a gusto, ser feliz. Cuando me jubile me iré a la playita de Uruguay hasta que San Pedro me llame y que me dejen en paz, con o sin éxito.

Raquel Martínez


martes, 7 de enero de 2014

Éxito del Salón del Cómic en Zaragoza

El evento alcanza cifras históricas con 17.000 visitas y 9.000 entradas vendidas

La fila rodeaba el edificio de enfrente del Salón Multiusos 
El encuentro ha superado las expectativas. El XII Salón del Cómic ha aumentado en 2.000 tanto el número de visitas como de entradas, cuyo precio era de un euro. El sábado y el domingo, los días con más afluencia, fueron claves para la venta, que fue mayor que en otras ediciones.

Un programa muy variado

El momento estrella del viernes fue la batalla de dibujantes. Esta actividad, que se estrenaba en el Salón del Cómic de Zaragoza, fue el motivo de que cientos de personas se acercaran a ver cómo ocho artistas creaban viñetas a partir de un folio en blanco. Además, los más pequeños pudieron disfrutar con los talleres de peluquería y de cómics y dejar su huella en el gran mural infantil.


En cada stand se encontraban cientos de cómics
Durante los tres días se presentaron las últimas novedades del noveno arte. Uno de los escritores más esperados fue Alfonso Zapica, ganador del Premio Nacional del Cómic 2012 con Dublinés, una biografía de James Joyce. El autor presentó su próximo cómic, El otro mar, que narra las aventuras de Núñez de Balboa en la conquista de América. Por primera vez, el ejemplar será publicado en color: “Ha sido más complicado, ya que pensar en color es diferente”, confesó a sus fans.


Alfonso Zapica en la presentación de El otro mar
Concurso Cosplay

Una de las actividades más llamativas fue el concurso Cosplay. Decenas de personas se disfrazaron de sus personajes favoritos para actuar ante un público entusiasta en la tarima de la Zona Manga. Ángel, Jorge y Clara fueron unos de ellos: se reencarnaron en los malvados del cómic de Batman: el jóker, el espantapájaros y la hiedra venenosa respectivamente. “Me gusta venir aquí, además de por el manga, porque me da la posibilidad de disfrazarme, me encanta hacerme los trajes”, declaró Clara. Aunque la joven lamentó que el evento no tuviera mayores dimensiones: “Creo que el problema está en que estos días se celebra en Madrid el “Expocómic y muchas tiendas prefieren ir allí porque hay más gente”.



                                          Vídeo del concurso Cosplay hecho por un aficionado 

Buena caja

XCAR, del grupo Malavida
“Aquí viene mucha gente, este salón funciona muy bien a todos los niveles”, afirmó XCAR, ilustrador del grupo Malavida. La mayoría de los vendedores tenían la misma opinión. Aunque las mañanas eran más flojas, por las tardes aumentaban las ventas. “Estamos vendiendo más en proporción con la gente, este año ha sido el mejor”, comentó Armando, uno de los integrantes del grupo Colecciones. Los 68 stands comerciales y los diez puestos de fanzines –nuevas generaciones de dibujantes- quedaron satisfechos con la caja hecha en el fin de semana.

La mayoría de los visitantes no buscaban nada en concreto, pero otros, como Javier Machín , se acercaban para conseguir los últimos ejemplares de sus cómics favoritos.“Vengo por las nuevas ediciones a color que están sacando de Capitán Trueno, las que fueron censuradas en la época de Franco”, señaló Javier.



Miles de personas visitaron el XII Salón del Cómic
Pero, si por algo se ha caracterizado la última edición del Salón del Cómic, ha sido por la variedad de visitantes: “no solamente vienen frikis que se disfrazan, también se animan gente mayor, familias con niños, aficionados a la novela gráfica, modernos, gafa-pastas…”, declaraba XCAR. Para él, lo mejor de esta cita es que “está hecho desde el público, para el público”. El listón ha quedado muy alto para la próxima edición.

Raquel Martínez Suso


Galería de imágenes del concurso Cosplay










































Noticias relacionadas: